jueves, 2 de abril de 2015

LA ESPAÑA DEL SIGLO XXI


Los resultados de las elecciones andaluzas han sido una profunda decepción. Un respaldo a la corrupción y a las políticas antipopulares. La izquierda desorientada, la falta de unidad, los matices diferenciadores; al final más de lo mismo, como en los últimos 40 años.
Todo es muy triste. Todo está encauzado.
Cuando voy a trabajar suelo fijarme en una pintada, ya vieja, en una zona poligonal, firmada por CNT: ”Se entera o no se entera la clase obrera”. Parece que cada vez menos, cada vez es más difícil enterarse o querer ver la realidad que se oculta entre la información controlada por las multinacionales.
Durante estos días de vacaciones estoy desplazado en el sur de la península. Es una situación de contrastes entre la belleza del paisaje bucólico y el hastío y desagrado de las procesiones ocupando la vía pública.
Se dice que hay que respetar todas las creencias, pero cuando esas creencias ocupan el centro del espacio público creo que está justificada su sometimiento a la crítica:
la apología del sufrimiento, la adoración a la muerte, es un espectáculo dantesco a caballo entre el fanatismo religioso y la tradición más casposa.
Es muy difícil que el pueblo español despegue con tanto lastre.


1 comentario:

¡¡¡HASTA SIEMPRE COMANDANTE!!!

«Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado...