Ir al contenido principal

CIUDADANO: "CONSUME O REVIENTA".


Quiero mirar la prensa digital y descubrir que ha pasado la crisis, qué se han acabado la espiral de noticias económicas negativas. Al principio nos comían el tarro con los famosos brotes verdes y ahora después de tanto engaño me doy cuenta que estamos metidos en un pozo desde el fondo del cuál, no se ve la salida.
Este agujero en el que nos han metido los mercados está resultando insoportable para mucha gente, la que ha sido en mayor medida golpeada por la crisis. Lo más cínico, injusto, cruel e intolerable es saber que los excesos de unos pocos lo soportamos el resto.
Debemos tener  en cuenta que también tenemos parte de responsabilidad; nos creímos la gran mentira del CONSUMISMO.
Hemos asimilado que el que más gana y más consume es más feliz, qué una buena tarde de sábado en familia se pasa estupendamente en un centro comercial.
No estamos enseñando a nuestros hijos el valor del dinero, lo que hace falta hacer para ganarlo, “el sudor de la frente”; lo que ha costado llegar a tener ciertos derechos laborales, lo que se ha peleado por estos. Ellos ya han aprendido el valor de las cosas porque el estado de consumo ya se las enseña bien.
Creo que tendemos a proteger en exceso a nuestros hijos, viven en una pantalla detrás de nosotros, les concedemos sus caprichos:” cómo a mi me ha faltado, que a él no le falte nada”. Les hacemos perder la perspectiva del esfuerzo y la sociedad ya les enseña la perspectiva del valor de las cosas.
¡TENEMOS LA OBLIGACION DE EDUCAR A UNA GENERACION DE CONSUMIDORES RESPONSABLES!

Comentarios

  1. Mentalista buen comentario.
    El bombardeo mediatico de juguetes que reciben los niños por estas fechas es brutal, y por si no fuera suficiente estamos los padres, los tios, los abuelos, como bien dices, con regalos y caprichos contínuos.
    En cuanto a valorar el dinero, creo que se producirá en los proximos años, cuando pongamos los pies en el suelo y nos demos cuenta de la verdadera situación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Helio,
    Creo que estamos creando monstruitos caprichosos que no valoran el esfuerzo y no saben lo que es la palabra no.
    El problema viene cuando son adultos y no son capaces de controlar las fustraciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. el problema no solo es ese, cuantos niños lo único que hacen es contar el números de regalos como si la cantidad fuese más importante que la calidad.

    al final son hijos de una sociedad en la que no importa lo que eres, si no lo que tienes

    ResponderEliminar
  4. Misántropo amigo, ya estás de vuelta.
    Pues si, tienes razón y ahí en la educación de nuestros hijos es donde podemos hacer algo positivo por el cambio de sistema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. MENTALISTA, más que comentar sería cuestión de aplaudir. Has tocado, y muy bien, ooootroo de nuestros atrasos mentales, supuestos avances en calidad de vida, que forman parte del desastre.

    Saludos a todos

    ResponderEliminar
  6. He desconectado tanto en vacaciones que parece que no hay crisis ni nada.. sobre todo por el número de gente que había en los bares... joder...

    La base de todo es la educación y de conseguir que tu hijo/hija no se sienta discriminado porque todos sus compañeros tienen y el /ella no...

    ResponderEliminar
  7. Yo ya hace mucho tiempo que lo comenté. No estamos educando bien a los niños en este aspecto, les damos demasiados mimos y caprichos con regalos y demás y lo que así conseguimos es que no valoran las cosas ni le sienten aprecio por lo que tienen. Además que les consentimos demasiado y se creen que todo se lo merecen Saludos MENTA.

    ResponderEliminar
  8. Carlos,
    como hemos comentado alguna vez, con la educación podemos conseguir grandes cosas.
    Yo si creo que es parte del problema.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Amigo Rafa,
    además nos creemos que les estamos haciendo un favor por no hacerles pasar la negación de un capricho, y los estamos criando consentidos..y esto de mayor se paga.
    Saludillos.

    ResponderEliminar
  10. Misan, es el objetivo de unas vuenas vacaciones, desconectar.
    Me alegra que lo consiguieras.
    Igual se siente discriminado de crio, pero de adulto te lo puede agradecer.
    Bienvenido....

    ResponderEliminar
  11. No me acuerdo ahora bien, pero había una cita de alguien que decía que los padres solamente pueden esperar educar a sus hijos lo mejor posible y que cuando sean mayores esperar que les perdonen.

    ResponderEliminar
  12. Yo había leido por ahí eso de "Eres más feo que pegar a un padre",,,o,,,"Eres más feo que mandar a un padre a por droga"...o "Eres más feo que gastarte el dinero de la beca en Whisky".
    LOL

    ResponderEliminar
  13. Otro gran tema que has sacado en el blog, Mentalista.

    Aparte de la cantidad de los regalos tambien esta el de la calidad de los regalos. A mi un simple balón de baloncesto me proporcionaba muchísimas horas de diversion. Nunca tuve mucha cantidad de regalos pero tampoco recuerdo haber sentido envidia de ninguno de mis amigos. Como bien habeis dicho, es un tema de educación. Un niño bien educado no tiene por qué sufrir el consumismo compulsivo.

    PD: ¿Para cuándo la Barbie Yonki y Ninfomana?

    ResponderEliminar
  14. Hola Sueco,
    Es cierto, imagínate que por no que no te sintieras marginado por otros niños tus padres te hubieran comprado de todo, serías un ser insoportable seguramente o no.
    Educación compulsiva.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Adjunto un link relacionado con la "Heducación"

    http://www.heducacion.com/home.php?goto=video

    ResponderEliminar
  16. Sueco, ya lo había visto.
    No se si reir o llorar.
    LOL

    ResponderEliminar
  17. Educamos a los hijos convirtiéndoles en “pequeños” consumistas porque el sistema nos obliga a que así sea. Toda la maquinaria está diseñada para que actuemos según las directrices de un sistema que persigue muchas cosas entre las que se encuentra el consumismo (consumo superfluo, compra no necesaria). Por tanto, estamos condicionados a que la “cosa” funcione así. Como dice Joan Melé en España existe un verbo que es “IrDeCompras” (va todo junto), que va aparejado de otro que es “AVerQueEncuentro”, lo cual quiere decir que no necesitamos nada, únicamente nos gusta consumir, y nada más acabar de comprar el producto volvemos a quedar insatisfechos, pues lo que nos gusta es ir a buscarlo,y no poseerlo. Es como el gato que persigue a un ratón, normalmente cuando finalmente lo caza no se lo come, lo que le gusta es la caza, la persecución, y no la posesión. Esto en términos de consumismo es un problema y la educación que les damos a las nuevas generaciones respecto a esto de consumir es una “imagen y semejanza”del sistema imperante.

    Me resulta absurda la manera en que la especie humana de los países occidentales tenemos de relacionarnos. En Navidad es frecuente el intercambio de regalos superfluos entre nosotros, el padre regala algo a su hijos y su mujer, la mujer a sus hijos y a su marido, los hijos a sus padres y hermanos. Todo es un intercambio de productos innecesarios, pues los regalos que recibimos suelen ser productos que no nos hacen excesiva ilusión, pero que por norma social es un ritual que estamos “obligados” a realizar. ¿No creéis que existe una forma menos material de relacionarnos entre nosotros?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Buen comentario Victor,
    Resulta curioso que el nivel de recuperación económica de un país se vea, entre otras cosas, en la venta de coches, en el nivel de consumo.
    Muy deprimente resulta ir a pasar los findes de semana la familia toda junta al centro comercial y educar a los hijos en el consumismo, hay podemos hacer algo positivo los padres...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno Victor.

    Me ha gustado lo de la emoción de la caza. Cuantas veces no habré sentido lo que dices antes de empezar a reflexionar un poco...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESHACER EL MUNDO

Empezar porque sì
y acabar no se cuando
el azul me da cielo
y el iris los cambios
los astros no están más lejos
que los hombres que trato
repito otras voces
que siento como mías
y se encierran en mi cuerpo
con rumor de mar gruesa
Estribillo:
te he dicho que no mires atràs
por que el cielo no es tuyo
y hay que empezar despacio
a deshacer el mundo
El aliento de la tierra
y su calma serena
y la sombra de la tarde
es una mano que tiembla
la música me abre secretos
que ahora están dentro de mí
al final después de todo
no somos tan distintos
un oasis en desierto
donde queda la paciencia
Estribillo
Ponme fuera del alcance
del bostezo universal
nos veremos en el exilio
o en una celda
ponme fuera del reposo
en mi historia personal
soy un ave rapaz:
mirad mis alas!

SER OBRERO Y VOTAR DERECHA

Se da por hecho que ser rico y de derechas tiene una lógica aplastante, eres un egoísta que tienes unos privilegios que mantener y que te han sido otorgados por una deidad superior que te quiere un montón. Lo que no cuela ni con calzador es ser un trabajador sin un puto duro y hacerse de derechas (en nuestro caso PP-PSOE-CIU-PNV-UPyD), es de gilipollas. Vamos a analizar por partes las posibles razones para esta suma estupidez: ·. Que le den por el culo a la sociedad, al fin y al cabo para que vamos a defender un modelo social solidario basado en la sanidad y la educación públicas, el subsidio por desempleo, derechos laborales…el que tenga dinero que se pague lo suyo y al que no QUE LE DEN, hay que tener malos reaños y encima si no tienes pasta, ser estúpido. ·Si los ricos son de derechas quiere decir que ser de derechas me hará más rico así que vamos adelantando el voto para que cuando tenga mi empresa lo tenga todo más allanado. ·Tenemos que seguir a un lider carismático, un macho alfa…

¿VOLVEREMOS?