LOS RICOS SON MAS EGOISTAS


Os enlazo un artículo que he leído en el Diario Montañes, donde se establece una relación entre la riqueza y la ética. Julio Angita dice que nadie se enriquece honradamente, aunque bien es verdad que no todos los ricos son conscientes de cómo han conseguido su riqueza. Este artículo describe el tipo de personas que suelen ser los adinerados según un estudio de dos universidades norteamericanas.



Los ricos son más egoístas

Un estudio realizado en EE UU y Canadá muestra una relación directa entre el dinero y la falta de ética

Desde que Bernard Madoff diera con sus huesos en la cárcel consagrado como el mayor estafador de la historia, la mala prensa sobre los ricos no ha cesado de crecer. El mundo está lleno de personas honestas hechas a sí mismas que han logrado situarse en lo alto de la escalera social gracias a su determinación y esfuerzo, pero la sensación general es que una proporción no despreciable de los más pudientes han hecho trampa para ascender. En un asunto tan propenso a la picaresca como éste siempre es difícil establecer una línea roja que separe lo lícito de lo no tolerable, de ahí que venga como anillo al dedo un estudio que alumbra sorprendentes conclusiones sobre el comportamiento poco edificante de las clases altas.

Cuando se enfrentaron a un amplio cuestionario acerca de su riqueza, educación, origen social, creencias religiosas y actitudes hacia el dinero, los individuos con mayores ingresos mostraron a los investigadores de las universidades de Berkeley y Toronto que son más proclives a violar normas de tráfico, comerse un caramelo destinado a otros o mentir con tal de enriquecerse aún más. Por el contrario, las personas provenientes de sectores menos privilegiados actuaron de forma más honesta y más preocupadas por los demás.

El trabajo, publicado en la revista de la Academia Nacional de Ciencias, se ha construido sobre siete experimentos diferentes con un centenar de personas en cada prueba. Uno de ellos muestra cómo los propietarios de automóviles de mayores cilindradas y de alta gama como Mercedes, BMW o el híbrido de Toyota, Prius, son más propensos que otros a cometer una infracción en un cruce de carreteras. También tienden a ceder menos el paso a los peatones.

Otra prueba realizada con un juego de dados y una recompensa indicó que la gente de un estatus social más elevado tenía más tendencia a mentir sobre su puntuación. «Entre las personas para las que 50 dólares es una cantidad relativamente pequeña, las trampas eran tres veces más altas», indicó el responsable de la investigación, Paul Piff a la agencia AFP. «Realmente, el estudio muestra los extremos en que la riqueza y el rango más alto en la sociedad pueden dar forma a patrones de interés personal y falta de ética», continúa Piff.

Y cuando se les dio un paquete de caramelos diciéndoles que era para los niños que estaban en una habitación contigua, pero que podían coger alguno, los participantes de clase acomodada comieron más que las demás. La proporción de caramelos que cogieron -el doble que otras personas- sorprendió incluso a Piff, autor de un estudio sobre el impacto de los ricos en las donaciones de caridad que demuestra que tienden a donar menos que los pobres.

Según los autores, la gente con más dinero tiende a valorar más positivamente la avaricia y confía menos en la familia y los amigos como apoyo en tiempos de necesidad; además, este elevado estatus tiende a hacer que se desconecten de la sociedad. Los más ricos son más propensos a la cultura del rendimiento, lo que puede volverlos «menos atentos a las consecuencias de sus acciones en los demás».

JUAN PABLO NÓBREGA


Comentarios

  1. Interesante estudio. Viene a decir como conclusión que una mala persona, entendiéndose como mala persona a aquel cuyos valores éticos le hacen tener menos empatía que otros y por tanto a aquel de poco carácter solidario, es la que tiene posibilidades de medrar en el sistema económico que hoy impera en el mundo occidental. Es por tanto un sistema hecho a la medida de este tipo de personas, lo cual no sorprende dado que es precisamente este tipo de personas quienes han construido este tipo de sistema económico. Lo han construido a su medida.

    Aunque supongo que existen ciertas excepciones, como creo que es el caso de Bill Gates, o al menos esa es la imagen que él mismo quiere dar, la de un rico altruista y filántropo. Él ha donado 28.000 millones de dólares siendo su patrimonio en la actualidad de 61.000 millones. Esto indica, que ha donado 1/3 de todo lo que tenía. Aunque resulta también sorprendente que, en plena crisis, a medida que van pasando los años, su fortuna sigue creciendo y creciendo... y creciendo.

    En definitiva, quienes tenemos mucha empatía, propósitos de la consecución del bien común y por lo tanto, inclinaciones hacia posturas políticas solidarias, nunca podremos amasar una gran fortuna, porque nuestra propia conciencia no nos lo permitiría.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Excelente artículo.Bueno,muchos de nosotros ya lo sabíamos,verdad?
    Y es que en el día a día se ve. Hay que ser bien hijoputa para prosperar.
    En mi país hay un dicho "el vivo vive del bobo y el bobo de su trabajo".

    Victor, Bill Gates no es nada de lo que parece, aunque eso es conversación para otro momento: La idea del humilde muchacho que tuvo una gran visión es falsa. Él ya tenía la conexión con IBM,además de lo ya conocido de que Windows es un plagio de los sistemas de Apple.Y de filántropo, nada. El coloca sus fichas donde le interesa,y además se reúne con los poderosos del mundo, para planear de que forma reducir la población mundial eso si guardando buenas apariencias.
    No, nadie que haya amasado una gran fortuna ha pasado más del 5% de su tiempo actuando éticamente.
    Es inherente al sistema.
    Abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  3. Lo sé NuMaN, sé que Bill Gates siempre fue un oportunista y por supuesto un plagiador. Conozco el tema de los de Windows. Él en realidad no es un lumbreras, tal como así nos lo quieren hacer ver, ni un prodigio ni nada por el estilo. Él lo que sí supo hacer es el trabajo de "fenicio", es decir, el de negociante y comerciante, pero en absoluto el trabajo técnico, el cuál es el que copió. Por eso, en mi comentario hablo de Gates con ciertas dudas, pero hay que admitir que el dato objetivo es el de la donación de 28.000 millones de dólares, siempre que no nos hayan mentido. Pero por supuesto, también tenemos que tener en cuenta el trasfondo de esas acciones, quizás enmascaradas de altruismo, por supuesto.

    Un abrazo NuMan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Victor, Numan,
      Coincidimos en lo ilícito de amasar fortuna.
      Bill Gates dona 1/3 de una fortuna que no se va a poder gastar ni viviendo miles de vidas. Genera una riqueza aberrante y luego quiere limpiar su conciencia dando una limosna por muy grande que esta sea. La gente no necesita caridad, necesita solidaridad e igualdad para poder prosperar sosteniblemente; y esto con este sistema económico es imposible.
      ¿Por qué administraciones públicas , muchas de estas en la más sangrante ruina, de todo el mundo tienen software de Microsoft cuando existen opciones gratuitas?
      Bill Gates ha demostrado ser un tiburón adaptado perfectamente al medio capitalista.
      Salu2.

      Eliminar
  4. No hay que dar pan al tercer mundo ... hay que dejarles cultivar el trigo y manufacturarlo.

    Con respecto a lo de Bill Gates, también es cierto que otros no hacen ni eso (donar me refiero).

    PD: No es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

DESHACER EL MUNDO

SER OBRERO Y VOTAR DERECHA

Muerte por Amor